Rototom y Formiguer

    238

    El festival internacional reggae Rototom Sunsplash sigue arrojando novedades para su edición 2022, la del reencuentro, que cuidan y empoderan su perfil más familiar en pleno recinto de conciertos de Benicàssim.

    En la reapertura de la actividad cultural tras la pandemia, la macrocita musical anuncia una unión de talentos para llenar de contenido y dinamizar uno de los epicentros para el público menudo y sus acompañantes. Magicomundo saldrá este año a escena bajo el binomio Rototom y Formiguer, un nuevo proyecto este último integrado por el equipo del emblemático Formigues Festival, y que plasma la simbiosis entre dos grandes festivales de Benicàssim referentes además en la promoción cultural en formato mini.

    Este tándem se suma a la transformación que lleva implícito el eslogan 2022 del festival, ‘We must change the world’. Así, la zona más familiar del Sunsplash tirará de este hilo para mostrar una reformulación de sus espacios sin variar la filosofía que guía desde sus inicios a Magicomundo: fomentar la creatividad y la imaginación a través del juego libre y espontáneo.

    La actividad este año transitará sobre tres espacios: La Bambolina, dedicado a las artes escénicas y en la que se integrará Rototom Circus; El Giocódromo, un universo reservado al juego y la expresión artística; y El Cuórum, que protegido por un espacio cuidado con un confortable domo, se reservará a la reflexión, las charlas, el conocimiento y el descanso.

    Por Magicomundo pasarán las propuestas del proyecto Ciudad Feliz, una Asociación para la Dinamización del Arte Social; el clown con alma de estrella de rock de ‘Olicopter’; ‘Aunch’, la propuesta circense de Abraham Arzate; o los espectáculos femeninos ‘Bambalina’ de la payasa Txetxe Folch, ‘Alma’, de Marta Martín de la compañía Circo Culipardo o los ‘Cantamundos’ de la educadora musical Alba Larrey, además de un concierto sorpresa. También emergerán, entre muchas otras propuestas, los JuegODS, que abordarán los objetivos de desarrollo sostenible desde el juego; la prestigiosa revista ‘Pantera’ con un taller de nidos; el NatuArte de Baobab Oci Creatiu; o los juegos de El Pájaro Carpintero.

    Magicomundo escenifica esos pequeños cambios, nuevas sumas, pero mismas sinergias “que servirán de palanca para ese cambio global que este año es nuestra proclama”, sostienen desde el festival. Novedades que alcanzan también a otro de los espacios familiares del certamen, como es la Teen Yard, el área reservada a las y los adolescentes. Este año está de traslado. Reubica su escenario junto a Magicomundo, diseñando así un área para el público más familiar dentro del recinto de conciertos “pero preservando la independencia que reclama el colectivo más juvenil”, añaden desde la organización.

    Talleres de radio, iniciación a la fotografía, edición musical y beat box o sesiones de twerk feminista se unen a actividades con conciencia como la que busca desactivar el racismo y la xenofobia a través de la música como herramienta para prevenir, detectar y sensibilizar sobre las desigualdades e injusticias. Además, este año la zona de skate se renueva por completo con nuevos colaboradores. El colectivo Urbns.Co de Valencia incorpora una miniramp pro, y un equipo de riders estará en el espacio para iniciar al público el mundo del skate.

    Este triángulo para familias lo cierra el mercado Artesano, que vuelve a desplegar su atractivo escaparate de actividades para mayores y no tan mayores. Cada día este espacio abrirá sus puertas con el aprendizaje, la diversión y la toma de conciencia en el horizonte, y con los materiales reciclados y biodegradables para construir cosas útiles y bonitas como herramienta para alcanzar el reto de disfrutar, cambiando el mundo.

    COMPARTIR